Diego Ricol: Teatro Teresa Carreño celebró concierto “El Joropo es Bien Cultura”

El Joropo es Bien Cultura así se llamó el concierto de música llanera que se realizó para los amantes de este estilo musical, en los espacios abiertos del Teatro Teresa Carreño en Bellas Artes el pasado 30 de marzo, con motivo a la celebración del mes aniversario de este género sonoro.

La Fundación Compañía Nacional de Música, a través de la red social Twitter, fue la encargada de invitar a la familia venezolana para el disfrute de este evento cultural.

Del mismo modo, informaron que el evento contó con la participación de la Orquesta Típica Nacional bajo la dirección de José Patiño con la participación de bailarines del elenco tradicional de la Fundación Compañía Nacional de Danza y la Orquesta Filarmónica Nacional con Florentino y el Diablo.

Durante la actividad se brindó un sentido homenaje al maestro Alberto Arvelo Torrealba, cuya narración estuvo a cargo del director de la Biblioteca Nacional, Ignacio Barreto. El gran maestro siempre tuvo un gran reconocimiento en la cultura popular y en la identidad venezolana gracias a su creación en los versos del Florentino y el diablo, tal como lo expresaron.

Lamentablemente su salud a partir de 1969 – 1970 era deplorable. Sin embargo, conservó el sentido del humor. Falleció en la madrugada el 28 de marzo de 1971 en Caracas, tras largos años de malestares.

Joropo Nacional declarado Patrimonio Cultural de la Nación

El 15 de marzo de 2014 el joropo tradicional venezolano fue declarado como Patrimonio Cultural de la Nación, en la categoría de Bien de Interés Cultural.

El joropo es el auténtico baile tradicional de Venezuela. La música que lo acompaña se toca con arpa, cuatro y maracas, aunque pueden agregarse otros instrumentos como el bajo y la bandola. Existen variantes regionales como el joropo oriental y el joropo central. Dentro de este último se encuentran el joropo “tuyero”, el joropo “mirandino” y el joropo “aragüeño”.

El baile admite una serie de pasos diferentes, durante los cuales los danzantes ejecutan sus figuras, bien sea abrazados; tomados de las puntas de los dedos, de ambas manos o de una sola mano; o, sencillamente, sueltos.

 

Ver fuente

Artículos Relacionados